domingo, 27 de septiembre de 2009

Como hacer feliz a un caracol

El otro día me encontré a mi jefa concentradísima jugando al sudoku, una cosa rara de acomodar números. Hace un tiempo Aelo trató de pervertirme en ese juego, pero no le caché el chiste. Le pregunté mi jefa como era y se dedicó a explicarme y enseñarme a jugar. Corrí a sacar unas copias a su libro y esta semana estuve fascinada con el condenado juego, es apasionante. Hoy cuando llegó mi jefa me trajo esto:


Es gordísimo, *v* con cuatro niveles. Que ansías, que agonía. Soy totalmente feliz.

4 comentarios:

Aelo dijo...

Jajajaja ¿Entonces ahora si quieres jugar?

Janendra Cien Pájaros dijo...

Todavía no soy tan diestra mi vida. Dame un tiempo más *_*

estefani dijo...

cuidar a un caracol no es bueno es mejor dejarlos libres

titiana dijo...

jajajaja y si yo quiero tener a un caracol tontos