martes, 6 de octubre de 2009

¡Chingue su madre el de los tamales oaxaqueños!

Hay una tropa de vendedores de tamales oaxaqueños. Alguna vez les he comprado y les quedan buenos. Pero no sé por que no pasan por mi calle. Es rara la vez que hacen el favor. A veces los escucho, pero nanay, no aparece. Hoy oí el típico grito y salí a la noche fría, se oía en la otra cuadra. Pues nada, no era el de los oaxaqueños si no de normales ¬¬ como ya había hecho la fiesta de salir, compré. Justo cuando meto la llave en la puerta, el de los tamales oaxaqueños se anuncia por mi calle. ¡Hijo de tu recondenados padre y madre¡ Todavía lo oigo ¬¬¬

2 comentarios:

Aelo dijo...

Poooooobre, que mal >.<

Janendra Cien Pájaros dijo...

T_T sí y encima esos tamales eran un fraude, no tenían carne.