jueves, 9 de diciembre de 2010

Día 21: Una receta

Este es mi pastel favorito de todos los tiempos y además es la mar de fácil:

Pastel frío Janendra

1 lata de duraznos en almíbar
1/2 litro de crema
1 caja de galletas marías

Abre la lata de duraznos. Yo recomiendo las que tienen abre fácil porque nunca encuentro el abrelatas¬¬ y si lo encuentro se resiste la condenada lata; luego quedan rebabas de metal y cortan TvT Tenga cuidado con el abre fácil porque si se rompe la patita... los dioses lo amparen.

Una vez abierta la lata saque los duraznos, córtelos en cuadros chiquitos, o píquelos como para pollo, y póngalos en un recipiente de vidrio. Usted puede ponerlos donde guste, pero en vidrio puede ver su duráznica perfección y deleitarse con lo maravillosa y chula que es la vida que produce duraznos tan guapos y dulcitos... ¡no se coma los duraznos!

Vierta la crema sobre los duraznos y el líquido del almíbar. No se mande con el almíbar, debe quedarle cremoso, no aguado. Si ya se le fue la mano, tranquilo, siempre puede ir por más crema. Mezcle bien. Tome las galletas marías y remójelas en el caldo cremoso durazníl. Déjelas lo suficiente para que se humedezcan pero no tanto que se deshagan. Hágalo con las manos, es más divertido y menos laborioso. Lávese las manos antes; si ya las metió a la crema, láveselas igual, habrá menos bichos en el pastel.

Tome un refractario también de vidrio, se verá rechulo y la cosa es deleitar la pupila. Saque las galletas húmedas y ponga una capa por todo el refractario. No hace falta ser perfeccionista, pero si lo necesita, corte las galletas de modo tal que no quede ni un espacio sin galleta. Con una cuchara, no vaya a querer meter las manos para esto, ponga cremita y duraznos sobre las galletas. Esparza bien por toda la superficie… no sea tan neurótico hombre, es sólo un pastel, está bien si no lo cubre todo. Luego otra capa de galletas remojadas, más crema con duraznos encima y nos vamos así hasta que el refractario rebose crema y galletas. Si le queda crema con duraznos empáqueselos, saben muy ricos.

Meta el refractario al refrigerador por unas cuatro horas. No lo meta al congelador a menos que tenga mucha prisa, luego se congela y tira dientes. Sírvase bien frío. Yo no adorno, pero si a usted le gusta abra otra lata de duraznos y póngalos decorativamente encima, como gajos o camarones trasnochados o alguna de esas cursilerías que tanto gustan.


Del Janendríco a su cerebro:

Como para pollo: Dícese de lo que se pica a la carrera y basto. Ningún pollo se queja por que sus cachos de jitomate no están simétricos.

Se le fue la mano: se pasó de lo requerido.

Bichos: virus, bacterias y demás lindezas que suelen producir enfermedades.

Rechulo: más que bonito.

Empáqueselos: cómaselos.



4 comentarios:

Aelo dijo...

Jajajajajaja, curiosa forma de dar una receta, me recuerda un poco a la de pollo al coñac jajajaja

Janendra Cien Pájaros dijo...

:D poco me faltó para inventar esa. Será mi siguiente en la lista. ¿No crees que tengo madera para hacer un suplemento de cocina? *-*

Brenda dijo...

que nice tu pastel!! se me ha antojado, creo que lo hare el prox fin de semana, si lo logro te paso foto :p

Janendra Cien Pájaros dijo...

Foto no, mándame el pastel y te digo si quedo bueno :D