lunes, 20 de junio de 2011

La aldea escondida, foro de rol yaoi/yuri/hetero

Hay una leyenda urbana, un atado de mentiras que circula por las calles de esta metrópoli de granito y acero. Dicen que en lo profundo del bosque, allá donde pocos consiguen llegar, hay una aldea. Algunos aseguran que un profeta desquiciado convenció a sus seguidores de internarse en el bosque, de fundar una ciudad alejada de los pecados de nuestros tiempos. Otras versiones dicen que sólo fueron ciudadanos hastiados de la violencia y el odio, soñadores en pos de un deseo. Sea cual fuera la razón, allá en lo profundo del bosque hay una aldea donde el tiempo retrocedió cientos de años.

Los rumores dicen que son gente pacífica, que no conocen del dinero, ni de mentiras. La aldea es un remanso de paz donde el color de la sangre está prohibido. El bosque los protege y los esconde. Muchos los han buscado, no sabemos de nadie que los haya encontrado. A veces alguien comenta que escuchó a otro, que hablaba sobre un tercero que tuvo la mala suerte de dar con la aldea y de regresar a la ciudad. Los informes son confusos, hablan de un paraíso idílico y del fuego que se yergue tras las hojas de los árboles. En algunas ocasiones sólo mencionan a los demonios, fantasmas, duendes o lo que sean, divirtiéndose en el bosque. Chismorreos huérfanos que encuentran eco en el placer de creer falacias. Nunca falta el programa de televisión que se interna en el bosque en busca de estas fantasías, o al menos de algún hecho paranormal que levante el rating. Mentiras para asustar a los niños.
 
*****

Preferimos no hablar de las ciudades ni de los hombres que las habitan. ¿Por qué habríamos de estar interesados en ellos? No conocen a Dios, no saben vivir en paz. Sólo sabemos lo que los mayores cuentan. Los fundadores vinieron aquí para huir del mal que reinaba en las ciudades. Siguiendo la voz de su corazón tomaron a sus familias y dejaron atrás lo que conocían. Dios los esperaba en el bosque. Viviríamos según su mandato, alejados de los pecadores. Custodiados por los Guardianes, ángeles del mismo cielo.

Tampoco hablamos sobre los Guardianes, los ángeles que nos custodian. Nunca mencionamos las cosas que pasan en el invierno. Durante estos años aprendimos que el favor de Dios se paga con dolor.

De vez en cuando alguien de las ciudades aparece en la aldea. Son los privilegiados que Dios rescata para que vivan bajo sus preceptos. Estamos obligados a recibirlos. No recuerdan de donde vienen, ni como vivían. Es como si fueran purificados para que no manchen el bien que hacemos aquí. Buscan la felicidad de una vida humilde, pero no saben del pacto, de los Guardianes, ni de lo que hacemos para mantener el amor de Dios. Si lo supieran no vendrían aquí.

*****


¿Quién se atreve a mirar en el ojo del dragón? ¿Quién desea husmear entre las hojas de los árboles? ¿Buscar verdades en el coto de caza del mítico reptil?


Hay más entre el cielo y la tierra de lo que los humanos desean conocer. Hay un mundo oculto tras un velo, un reino donde la violencia y la amargura forjan los destinos. Donde los humanos son nuestros juguetes, muñequitos de papel que se despedazan con el viento.


Nosotros hablamos de los humanos. Los observamos, esperamos el momento para devorarlos. Tenemos un hambre que no se sacia nunca.

***** 

En todas partes hay secretos, misterios ocultos que danzan en la luz.
¿Qué historia escribirás tú?


No hay comentarios: