domingo, 4 de diciembre de 2011

Cuando los caracoles tienen malos días



Hoy no fue mi día, dioses pero ni un poco. Muy temprano en la mañana se presentó un loco en el negocio. Me cayó de raro que no se fuera e insistía en estar allí cuando los clientes suelen irse apenas me dejan sus cosas. Me invitó a salir, me confesó que yo le había gustado desde el primer momento en que me vio, que me había seguido, pero me le perdí, me dijo los lugares por donde suelo andar, bueno yo estaba cada vez más aterrada. ¡Me intentó tocar el cabello! Joder y yo definitivamente soy muy ingenua o muy tonta porque no supe que hacer. Luego cuando se fue llamé a mi jefa y me puse a llorar. Un tipo que sabe donde vivo, donde trabajo, por donde ando, que me ha seguido no una sino varias veces, yo chillo y chillé y si me pican tantito lloro otra vez.

Conforme más hablaba más cosas recordaba yo, era un tipo que me dijo chula y me preguntó dónde vivía, si tenía novio y demás cosas una vez en la calle, luego lo vi otra vez por el trabajo y otra por el centro comercial y sí, me habló más de una vez pero yo no suelo responderle a los locos que me hablan en la calle. Tenerlo en el negocio, preguntando cosas como ¿siempre estás solita? ¿dónde vives? Dame tu teléfono, vamos a comer. Yo ya rogaba porque apareciera un cliente ;____; y no apareció ninguno.

¿Por qué me pasan estas cosas a mí? No soy ni de lejos una belleza de revista, cuerpazo tampoco tengo, soy más bien fachosa para vestirme ¿por qué entonces  se fija en mí un loco de este tipo?

Todo esto me dejó terriblemente sensible. Mi papá fue por mí al trabajo y al llegar a casa mi hermano empezó a decirme un montón de cosas, que debía cuidarme, que no podían estar yendo por mí todos los días, que debía ser más cortante con la gente, me hizo sentir todavía peor .Yo sé que era su mejor intento por ayudarme, pero me dejó con la sensación de que debí callarme la boca y afrontar la situación yo sola.

Estoy triste y chillona. Necesito mimos y apapachos.

3 comentarios:

Arisu dijo...

Muchos apapachos para ti, y no tenés la culpa de nada. Que haya gente desubicada que se crea con derechos a tomar la amabilidad natural de las personas como una licencia para tomarse libertades, no es tu responsabilidad. Hughughughug, ahi van tus apapachos y si el tipo ese te sigue molestando, un llamado a la policía y listo. hughughughughughughug

Janendra Cien Pájaros dijo...

*--* que chula eres, gracias.

Kareen dijo...

¡Es increíble como esta lleno de hombres estúpidos el mundo!¡Animo mujer! Muchos abrazos y apoyo para ti. Lo que dijo tu hermano no fue lo mejor, pero lo más probable es que haya estado tanto o más alterado que tú y simplemente no supo como reaccionar o formatear el consejo. Tú tranquila y no te guardes las cosas. Todo el apoyo del mundo a quien lo pide.