martes, 20 de diciembre de 2011

Se llamaba Culpa Martínez

Seguro lo han leído más de una vez:


Hubo una vez dos mejores amigos, ellos eran inseparables, eran una sola alma. Por alguna razón sus caminos tomarón dos rumbos distintos y se separarón. “Nunca volví a saber de mi amigo hasta el día de ayer, despues de 10 años, que caminando por la calle me encontré a su mamá. La salude y le pregunté por mi amigo, en ese momento sus ojos se llenarón de lagrimas y me miró a los ojos diciendo: apenas ayer murio…, no super qué decir, ella me seguía mirando y pregunté cómo había muerto. Ella me invito a su casa, al llegar me ofreció sentarme en la vieja sala, donde pase la gran parte de mí vida, siempre jugabamos ahí mi amigo y yo. Me sente y ella comenzó a contarme la triste historia. Hace 2 años le diagnosticaron una rara enfermedad, y su cura consistía en recibir cada mes una transfusión de sangre por 3 meses, pero ¿recuerdas que su sangre era muy rara? Sí, lo sé le conteste, igual que la tuya, estuvimos buscando donadores y al fin encontramos a un señor vagabundo, tu amigo, como te acordarás era muy testarudo, no quiso recibir la sangre de aquel señor, él decía que la única persona de quien recibiría sangre sería de tí, pero no quiso que te buscaramos, él decía todas las noches: no lo busquen, estoy seguro que mañana si vendrá. Así pasaron los meses, y todas las noches se sentaba en esa misma silla donde estás tu sentado y rezaba para que te acordarás de él y vinieras a la mañana siguiente. Así acabo su vida y en la última noche ya se encontraba muy mal y sonriendo me dijo: “madre mía, yo sé que pronto mi amigo vendrá, preguntále por qué tardó tanto y dale esa nota que está en mi cajón. La señora se levanto y regreso entregandome la nota que decía: Amigo mío, sabía que vendrías, tardaste un poco pero no importa, lo importante es que viniste. Ahora te estoy esperando en otro sitio espero que tardes en llegar, pero mientras tanto quiero decirte que todas las noches rezaré por tí y que desde donde este estaré cuidando de tí, mi querido mejor amigo. ¡Ah por cierto!, ¿te acuerdas por qué nos distanciamos? Sí?, fue porque no te quise prestar mi pelota nueva ja ja ja, qué tiempos, éramos insoportables, bueno pues quiero decirte que te la regalo y espero que te guste mucho. Te quiere mucho tu amigo por siempre”. “NO DEJES QUE TU ORGULLO PUEDA MÁS QUE TÚ CORAZÓN…, LA AMISTAD ES COMO EL MAR SE VE EL PRINCIPIO PERO NO EL FINAL”.
 
Ahora voy yo. Estos textos me desagradan. ¿Por qué tiene que ser siempre la culpa el motor que nos mueve? Está muy bien confiar en los amigos, pero si quieres salvarte buscas a tu amigo, que por cierto tiene vida propia además de pensar en ti.

Esperar sentado a que otro resuelva tu vida es un sueño guajiro. Esta persona eligió morirse por su necedad, quería la sangre del amigo, pero no hizo nada por buscarlo. ¿Es que el otro era adivino? ¿Por qué creía que el amigo debía estar al pendiente de una persona que no veía hacía diez años? Eligió la muerte antes que ponerse las pilas  y salir de su mundo de fantasías. Que cómodo, eres mi amigo y tú debes saber lo que me pase, e interpretar mi silencio y tú debes venir a verme, pese a que yo ni me muevo, ni te busco, ni pienso en si estás mal o te falta algo. ¡Que persona más egoísta!

Y luego de victimizarse esa manera, cuando tiene en sus manos la posibilidad de salvarse con la sangre de otra persona, elige morirse por que no es lo que él tenía fijo en su mentencita testaruda. O las cosas son como yo digo o dejo de respirar. ¡Que egoísta! Quería al amigo claro, lo quería joder. Se muere dejándole semejante carga y culpa a una persona que apenas llegó a conocer.

Yo me quedaría con la enseñanza de que si quieres hacer algo por ti, empieza a moverte, no esperes pasivo y dependiente del resto del mundo. Y no responsabilices a los otros por las cosas que tú decides no hacer.

La amistad es una relación recíproca que se construye día a día sobre realidades y no sobre fantasías.

Y ya para acabar encima de ser miembro de la orden de los Manipuladores Codependientes este tipo discriminaba a las personas. La sangre de un mendigo no era lo suficientemente buena para él. 

4 comentarios:

Janendra Cien Pájaros dijo...

¡Y que familia! Ninguno dijo este esta pendejo, vamos a buscar al amigo xDDDD No, si la estupidez era de familia.

Mesha dijo...

No había leído algo que me causara tales risas en siglos haha. Muy de acuerdo con todo, maravilloso análisis.

Arisu dijo...

Absolutamente acertado su escrito, señorita. Lo bueno es que la selección natural hizo lo suyo y el miembro de la orden de los Manipuladores Codependientes no hará más daño XD

Janendra Cien Pájaros dijo...

Mesha XD pues no era humorístico pero que bueno que te divirtió.

Arisu, me quito el sombrero ante tu sabiduría.