martes, 20 de noviembre de 2012

El último maestro del aire

Recién me ví esta película por cable y debo admitir que me fascinó. Había leído críticas muy malas, pero vamos eso es normal porque el director es el mismo de La aldea, que a mí me pareció magnífica y al resto un bodrio.  Hice una crítica para un sitio de películas así que la pego aquí:



Yo no sé porque se meten tanto con esta película. No es una obra de arte, eso es claro, pero son muy pocas las películas que si lo son. Yo acabo de conocer la existencia de esta película y me fascinó. Me gustó tanto que me puse a ver la serie y entre las dos me quedo con la película. La serie es demasiado infantil, perfecta para niños y adolescentes; llena de muchísima paja para sacar veinte capítulos por libro. La película condensó lo esencial de la serie y le dio un nuevo carácter a los personajes.

Yo me quedo con el Aang comprometido con su papel de avatar, con su dilema entre lo que debe ser y lo que deseaba. Debatiéndose con su tristeza y la importancia de convertirse en el avatar. El Aang de la caricatura es más niño, mucho más dedicado a divertirse, que a ver por los otros. Y los cambios en la historia, fueron necesarios. Si Aang se hubiera convertido en pez gigante para ahuyentar a la nación el fuego me habría partido de la risa. En cambio tenemos una escena soberbia, donde el avatar nos muestra su poder sin dejarnos olvidar que es sólo un niño.

Para mí la película es redonda, te da un principió y un final aceptables, tiene buen ritmo y  la información es clara. El final me encantó, este Aang que hace su reverencia con la angustia en el rostro y las manos temblando es simplemente perfecto. Un actor estupendo para un papel excelente. Shyamalan como director puede gustarte o desagradarte, pero en este mundo donde pocos hacen lo que desean, y la mayoría hace lo que otros les dicen, su trabajo es único. ¡Veánla! Vale mucho la pena.


No hay comentarios: