viernes, 7 de diciembre de 2012

Decisiones



El otro día tuve un sueño simpático. Vivíamos en un mundo donde la magia era algo común. Yo parecía recién llegada y muchas cosas allí me sorprendían. Había una segunda yo que estaba habituada a ese mundo y su magia. En el sueño íbamos caminando por una calle y ella me decía sobre algo mágico que deseaba hacer, yo le decía eso es imposible. De uno de los edificios en la calle una señora se asomaba a la ventana y me gritaba: estás en el país de lo imposible. Entre más creas más cosas podrás hacer.

Estoy pensando en el sueño y mi escritura. Hace mucho que dejé de escribir porque no tenía fe en mi misma, e intenté complacer a otros antes que a mí, cosa del todo imposible. En estos años pensé mucho al respecto, hablé, me aconsejaron. Quiero terminar Canción de cuna, aquel fanfic que se quedó a un capítulo del final. Hoy, mientras me bañaba, pensé que dejé a mis pobres personajes en un momento muy triste y que se han pasado años en esa misma situación, y yo con ellos atrapada en esa indecisión, con mi energía retenida. También curiosamente he hablado con mi maestra de paganismo sobre la importancia de no detener la energía, de dejarla fluir para liberarme. Terminar esta historia es una forma de liberar toda la enorme energía de creación y amor que puse en ella. Energía que necesitaré para seguir escribiendo. Terminar canción de cuna es mi proyecto de fin de año, mi regalo de cumpleaños y el regalo de Nimbrethil y de Arisu, las excelentes amigas que corrigieron Canción de cuna cuando la escribía. Y es la forma de agradecer a todos los que la leyeron y en estos años han seguido esperando. Yo hoy, aquí, decido terminar Canción de cuna. He dicho, así es y así será.

No hay comentarios: